¡OH ESPÍRITU SANTO!

Don de Dios y fuerza de lo alto.

Fuente de agua brotante de vida eterna.

Desciende y mora en nuestros corazones.

Haznos verdaderos adoradores del Padre,

y testigos de Jesús, para llevar su nombre

hasta los confines de la tierra.