Señor, Dios, Padre Celestial: la mies es mucha y los obreros pocos.

… Envía obreros para tu mies.

- Envíanos muchos y santos evangelizadores que anuncien tu mensaje a todas las personas.

- Recibe nuestro agradecimiento por las vocaciones que por medio de tu Espíritu Santo regalas continuamente a tu Iglesia.

- Te suplicamos que llenes de santidad a los sacerdotes y misioneros, a las personas consagradas en la vida religiosa y a los apóstoles laicos.

- Concede fortaleza y perseverancia a quienes se preparan al sacerdocio o a la vida religiosa.

- Vuelve también hoy tu mirada hacia los jóvenes, invítalos a seguirte, concédeles la prontitud y generosidad para escucharte, y la fuerza de dejarlo todo para seguir tu llamada.

- Perdona la falta de correspondencia y las infidelidades de aquellos que has elegido.

… Envía obreros para tu mies.