Pastoral Juvenil:

Las Hijas del Espíritu Santo realizamos también nuestra misión vocacional sacerdotal a través de la Pastoral Juvenil Vocacional en la que queremos dinamizar y acompañar la vivencia de fe del joven, a partir del encuentro con Jesús, que desemboque en una opción vital por Cristo y su proyecto de Reino.

Se trata de generar procesos de acompañamiento y de formación humano-cristiana, para que el joven se descubra y se experimente amado por Dios y sea capaz de responder a la propuesta evangélica de Jesús en una opción de vida concreta, a fin de comprometerse en la historia y en la construcción de la civilización del amor.

El joven de hoy tiene sed de Dios y de sentido de vida. Nuestra sociedad de consumo, con sus propuestas de competitividad, éxito y hedonismo, no logra llenar la profunda necesidad de sentido que siempre experimentarán nuestros jóvenes y que se acrecienta ante la falta de oportunidades de trabajo, estudio y desarrollo a la que se enfrentan la gran mayoría de ellos.

Como Congregación escuchamos en esta realidad una urgente llamada del Espíritu a renovar nuestra opción preferencial por los jóvenes, a concretizar nuestro cariño y preocupación por ellos en propuestas creativas de pastoral cercanas a su sensibilidad, a su modo de ver el mundo y la vida. Estamos convencidas que en Jesús, solidario y compasivo, el joven encontrará el Agua Viva que colmará su sed, la Vida en Abundancia que busca, y en su Proyecto de Reino, el rumbo y el sentido final de su existencia.

Con estas convicciones nos insertamos, en la medida de lo posible, en la Pastoral Juvenil de las Diócesis en las que estamos presentes. Nuestras comunidades de Texcoco y Santiago de Chile se dedican especialmente a la pastoral entre los jóvenes desde los equipos diocesanos de pastoral juvenil.

Una herramienta de pastoral juvenil muy valiosa para nosotras es el PROJUV, "Proceso Juvenil Vocacional" que se inició en la diócesis de Tepic en México, para generar en los jóvenes un proceso de crecimiento humano, cristiano y vocacional. Esta propuesta se sigue trabajando en algunas comunidades nuestras, en distintas diócesis y ha servido de inspiración para otras propuestas semejantes enriquecidas desde otras espiritualidades. Actualmente nuestras comunidades de Veracruz, Tijuana y Mexicali trabajan fuertemente con PROJUV.