Proceso Juvenil Vocacional: PROJUV

¿Qué es el PROJUV?

Si quieres tomar tu vida en serio, darle un rumbo que valga la pena y aprender a tomar decisiones, el PROJUV es una herramienta que puede ayudarte a hacerlo. Es un camino en cinco etapas que se vive en el transcurso de un semestre.

La primera etapa toca tu realidad humana, tu identidad de Hijo de Dios para recuperar una imagen de Dios y de ti mismo más auténticas. La segunda etapa te ayuda a revitalizar tu sacerdocio bautismal, renovar tu pertenencia a esta comunidad de creyentes que es la Iglesia y a retomar tu compromiso de anunciar el evangelio ahí donde te encuentras.

La tercera etapa es un encuentro profundo con Jesús y su misterio Pascual en la Semana Santa a través de la experiencia de misiones, de manera que en la escuela de su Muerte-Resurrección comprendas tu vida, tu historia, tu presente y tu futuro como discípulo y misionero.

La cuarta etapa te ofrece una experiencia de comunión con el Espíritu Santo, guía inseparable de Jesús, regalo del mismo Jesús a tu corazón desde tu bautismo. En la quinta etapa queremos ayudarte a proyectar tu vida de acuerdo a las alternativas vocacionales de la comunidad eclesial de manera que viendo el abanico de posibilidades vayas discerniendo cuál es el llamado para ti y cómo puedes hacer el mayor bien posible a la humanidad.

Cada etapa exige una tarea intermedia que se pide como requisito para continuar la siguiente. Para la experiencia de misiones es indispensable haber vivido al menos una etapa de las anteriores.

El PROJUV se ofrece a jóvenes de 17 a 25 años que quieran profundizar en su persona y en su fe cristiana.